Tal y como recogen nuestras reglas, en el mes de febrero tiene lugar la Solemne Novena en honor a María Stma. de las Angustias Coronada, cultos que tienen el carácter de Ejercicios Precuaresmales. Durante nueve días nuestros Titulares presiden el presbiterio de la Real Ermita del Santo Patrón.

Celebrada desde muy antiguo, aunque en el mes de enero, la celebración de un culto específico dedicado a la Santísima Virgen vino a coincidir con el instante mismo de su presencia en nuestro pueblo. Desde finales de los años treinta la Solemne Novena se ha celebrado en torno al Miércoles de Ceniza, normalmente en el mes de febrero. En los últimos años se ha recuperado la intención inicial de este culto dedicado a las Angustias de Nuestra Señora, salvo el primer día, “María da a luz en un pesebre”, y el último, “El dolor de María se convierte en Alegría”. Los días segundo a octavo están dedicados a: la profecía del anciano Simeón, la huída a Egipto, el Niño perdido en el templo, la calle de la amargura, María al pie de la Cruz, el Descendimiento de la Cruz y la Sepultura de Cristo. El culto se celebró en la Capilla de la Vera-Cruz hasta el año 1988, Año Mariano, en el que, ante la masiva afluencia de hermanos, fieles y devotos, se traslada al presbiterio de la Real Ermita de San Gregorio.

Consideración especialísima requiere el último día de la Solemne Novena, cuando María Santísima aparece vestida de mujer Hebrea. Este último día, una vez finalizada la Eucaristía y el ejercicio, las imágenes son trasladadas desde el presbiterio a la capilla de la Vera-Cruz, teniendo horario matinal y permitiendo que la Santísima Virgen, tan humana vestida de Hebrea y procesionando en andas, sea cubierta con la luz del sol al asomarse al dintel de la Ermita de San Gregorio, convirtiéndose este momento es toda una explosión de júbilo y fervor verdadero por la Santísima Virgen. Ver a Nuestra Señora así ataviada nos emociona cada Novena: viene el prólogo al Día del Amor Fraterno.

También es gidno destacar la parte musical tan emotiva de la mano del Coro: entre las emotivas y añejas coplas a la Santísima Virgen de las Angustias, desde la Plegaria a las Salves, se encuentra la reciente composición de Ntro. Hno. D. José Antonio Domínguez y Ntro. Hno. D. Manuel R. Pino, titulada con el rotundo nombre de “NOVENA”. Cantada previo rezo del ejercicio, la letra de esta copla está relacionada con la dedicatoria de cada día de esta Solemne Novena y supone a día de hoy, todo un ejemplo del sentimiento que nos transmite este culto tan entrañable y recogido: “una llama de amor viva”. Un dulce y fervoroso sentimiento para los cruceros, que le rezan durante nueve días a María Santísima en las gélidas noches de invierno. Nuestra Madre, que está cercana y bellísima a los pies del Cristo nos prepara para lo que ha de llegar: la Pasión de Su Hijo. Nueve Angustias de María Santísima, el culto de mayor longitud a una Imagen en Alcalá del Río, junto al Patrón San Gregorio.

Una frase, sacada de la oración final para todos los días, resume perfectamente el sentir de todos los cruceros hacia la Madre de Dios en Alcalá del Río, nuestra Madre y nuestra Reina: “Virgen de las Angustias danos siempre tu Amor que con él seremos felices en la Vida y la Eternidad. Amen”. Esta oración ha sido convertida en lema del Aniversario, por ser tan emblemática, significativa y verdadera para los Hermanos de Vera-Cruz,.

Virgen de las Angustias, madre de Alcalá del Río,
te pedimos este día que ampares nuestro dolor,
trono excelso del amor, a nuestra Reina y Señora,
que es el orgullo mayor de nuestra bendita ribera.
Eres nuestra luz divina, faro de nuestra esperanza,
que nos guías e iluminas con rumbo en la tempestad.
Madre de las Angustias, mira a tu pueblo querido,
que en fervoroso homenaje, el júbilo más sentido.
En la mar entre tinieblas rezan tus hijos ofrendas
y postrados pedirán piedad, Señora piedad.

PLEGARIA. 1954.