Estación de Penitencia

En el capítulo XVI artículo 60 de nuestras Reglas se establece como culto fundamental la Estación de Penitencia que se celebrará en la tarde del Jueves Santo a la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción y el posterior regreso a su Capilla en la Ermita de San Gregorio.

La Cofradía parte a las 18:00 h. de la Real Ermita y recorre varias calles céntricas de nuestro pueblo hasta entrar en la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción. Posteriormente inicia su Estación de Penitencia de regreso a nuestra sede canónica con un Solemne Via Crucis en el interior del templo parroquial, finalizando a las 4:00 h.

Acompañan al Stmo. Cristo de la Vera-Cruz unos 700 nazarenos vistiendo el hábito de la Hermandad, mientras que unas 800 hermanas, ataviadas con la tradicional mantilla negra forman el cortejo de la Santísima Virgen.

Otra de las particularidades destacables es la forma de portar los pasos. Estos son llevados sobre los hombros por hermanos vistiendo la túnica de nazareno. El Santísimo Cristo es portado por 36 hermanos, siendo 38 los que portan a la Stma. Virgen. Nuestra Hermandad mantiene viva esta tradicional forma de llevar los pasos, que desde siglos viene realizando cada Jueves Santo. En el acompañamiento musical de estos participan las mejores bandas del panorama cofrade, destacando la Municipal de Guillena o la Presentación al Pueblo de Dos Hermanas.

Sobre monte de claveles rojos procesiona la emotiva imagen del Stmo. Cristo de la Vera-Cruz, de profunda y generalizada devoción entre todos los alcalareños, con María Magdalena arrodillada a sus pies. El Crucificado presenta la particularidad de llevar un velo pendiendo de la cruz. La Imagen nos transmite un fuerte sentimiento dramático pues está impregnado del espíritu renacentista y del goticismo flamenco que le confirió su autor, Roque de Balduque, que lo talló entre 1557 y 1561. La talla, de espectacular realismo, tiene un tamaño menor al natural (1,15 m.) pues en sus orígenes procesionaba en brazos de un clérigo.

El paso del Stmo. Cristo, de madera tallada y dorada, fue estrenado en 2012 al sustituir al que se adquiriera en 1965. Este fue tallado por ntro. Hno. D. Francisco Verdugo, siguiendo los cánones del estilo barroco. Se trata de una obra de líneas sinuosas, en lo que a la canastilla se refiere, con entrantes y salientes muy atrevidos que dan una gran movilidad y plasticidad a todo el conjunto. De gran mérito son los seis ángeles pasionarios, que pertenecían al anterior paso; así como el resto de la imaginería que se inserta en el paso, obra de ntro. Hno. D. Manuel Mazuecos: cuatro doctores de la iglesia (colocados a los lados de la canastilla), las siete cartelas con las Angustias de la Virgen (situadas en la canastilla), la efigie de Santo Patrón Gregorio de Osset (presidiendo la delantera del paso) y otras cuatro cartelas ubicadas en los respiraderos.

La Santísima Virgen de las Angustias es una talla de vestir o candelero de tamaño natural (1,62 m.) atribuida a José Montes de Oca y realizada a fines del s. XVII o inicios del s. XVIII. Sus facciones desvelan la imagen de una mujer madura, de bellísimas proporciones, en un ahogo de sollozo exento de lágrimas. El leve frunce del entrecejo o la sutil apertura nasal, su mirada baja de misteriosos ojos negros y el sollozo insinuado de sus entreabiertos labios logran a la perfección el efecto de sus angustias, por lo que se ha dicho de ella que es "la angustia misma plasmada en la madera".

Consideración especial merece el paso de palio que ha sido requerido varias veces para exponerlo en Sevilla. El palio fue donado por el famoso torero D. Antonio Reverte Jiménez, siendo el manto y el faldón delantero del s. XIX. En el interior de la bambalina trasera aún se lee "Este palio lo regaló a N. S. de las Angustias su fervoroso hermano Antonio Reverte. Año 1903". La saya procesional es obra de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, de 1909. En cuanto a su armoniosa orfebrería, ninguna pieza desmerece con respecto a los bordados. A excepción de los varales (Bautista 1942) el resto de piezas son de orfebrería Villareal. Destaca sobremanera la corona de oro con la que fue coronada la Virgen de las Angustias en 1971, también es obra de Orfebrería Villareal.

La perfección de nuestra Procesión hace atractiva su contemplación en cualquier punto del recorrido, aunque los momentos más intensos se viven durante el regreso a nuestro templo ya de madrugada. Si tuviéramos que destacar dos momentos, serían la salida del Stmo. Cristo desde San Gregorio y el palio de la Santísima Virgen por la "Cuesta de la Gloria" (C/ Padre Ruiz Páez). Aunque si queremos ver el cortejo procesional completo, lo podremos observar es en la C/ Real a su paso por nuestra Casa-Hermandad.

De entre su juego de insignias, la mayoría realizadas en orfebrería Villareal, podríamos destacar la Cruz de Guía, primer premio de artesanía en 1968, el Estandarte, el Guión de la Radicación en San Gregorio o el Guión del Aniversario y Proclamación Canónica de la Coronación de María Stma. de las Angustias. Además, destacan por su simbolismo la Campanita y el Lignum Crucis. Decir que nuestro cortejo no se inicia con la Cruz de Guía sino que está precedido por la Campanita. En cuanto al Santo Lignum Crucis, donado en 1991 por el Rvdo. Sr. D. Antonio González de la Cueva, son muchos los devotos que se acercan a besarlo durante la Estación de Penitencia.

Uno de los aspectos que más llama la atención a los que contemplan nuestra procesión es la existencia de figuras alegóricas, encarnadas por hermanas, que representan a las Santas Mujeres. Preceden al Stmo. Cristo la Samaritana, las Tres Virtudes Teologales (Fe, Esperanza y Caridad) y la Verónica, mientras que al palio lo preceden las Tres Marías (María Magdalena, María Cleofás y María Salomé).

En el capítulo de curiosidades hemos de mencionar el tradicional Paseo, que se realiza antes de la salida procesional y consiste en recorrer ciertas calles del pueblo, en unión de las bandas de músicas que nos acompañan, anunciando la inminente salida de la Cofradía. Los precedentes del Paseo se remontan siglos atrás, cuando los Hermanos llevaban en procesión, antes de la salida penitencial, la comunión a los Hermanos impedidos.

Por último, decir que la Semana Santa de Alcalá del Río fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Este reconocimiento se debe en gran parte al interés que nuestra Cofradía despierta entre todos los cofrades de la provincia de Sevilla y de fuera de ella. Son muchos los que cada año acuden a Alcalá del Río todos los Jueves Santos para contemplar devotamente la efigie del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y admirar el hermoso rostro de la Santísima Virgen de las Angustia Coronada, cuya fama transciende los confines de la provincia extendiéndose por toda la geografía española.

Habito de Nazareno

En nuestra Regla 62ª se indica que "El hábito de nuestra Hermandad es la túnica negra con botonaduras y bocamangas verdes, con ribetes del mismo color verde a lo largo de la botonadura. Sobre la túnica se colocará una capa de color negro anudada al cuello por lazo de color verde. Gola en el cuello de color blanco cosida sobre lazo de color verde. La cara irá cubierta de antifaz del mismo color verde y alrededor de la cintura se colocará un cordón amarillo y verde anudado a la izquierda para recoger la túnica. Los zapatos y calcetines serán de color negro. Sobre la capa, en el hombro izquierdo, deberá colocarse el escudo de la Hermandad, que deberá ajustarse a la descripción que de este se hace en la Regla 7 de las presentes Reglas".

En esta hermandad las mujeres ocupan un lugar privilegiado en la cofradía, ellas tienen el honor de procesionar tras el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz luciendo mantilla negra. Destacada la enorme filas de hermanas que portan velas blancas para iluminar a María Santísma de las Angustias Coronada, en la tarde y madrugada del Jueves Santo. Entre estas filas de mantillas, tambien hacen su estación de penitencia las pequeñas ataviadas de traje de Angel formando filas tras el Simpecado.

Paso del Cristo de la Vera-Cruz

El nuevo paso procesional del Stmo. Cristo de la Vera-Cruz, obra de ntro. Hno. D. Francisco Verdugo, es de estilo barroco y fue estrenado el Jueves Santo de 2012. Se trata de una obra de líneas sinuosas, en lo que a la canastilla se refiere, con entrantes y salientes muy atrevidos que dan una gran movilidad y plasticidad a todo el conjunto.

La canastilla adopta un conjunto de cuatro cartelas centrales y cuatro esquineras. En cuanto a los respiraderos, siguen la línea de la canastilla y acogen, igualmente, cuatro cartelas centrales y cuatro esquinas. Todo el conjunto de los respiraderos lo circundav, rematándolo en su parte superior, una cenefa profusamente tallada y calada, que le otorga un gran dinamismo. Posee, además, cuatro maniguetas caladas que enlazan con la obra dándole un toque exquisito a su conjunto.

El conjunto está iluminado por seis candelabros en forma de piña, con mucho aire y bastante esbeltez; en número de siete luces los cuatro de las esquinas, y de cuatro luces los laterales que flanquean la Imagen del Stmo. Cristo.

En el conjunto del paso se ha pretendido conseguir un efecto de repujado cuando se contemple a cierta distancia, realizando para ello un dibujo ornamental más pequeño y comprimido de lo habitual para así alcanzar dicho efecto.

En cuanto a la iconografía que jalona todo el paso, esta ha sido realizada por ntro. Hno. D. Manuel Mazuecos. En los dos laterales de la mesa de la parihuela, ocupando los entrantes del canasto, se sitúan los cuatro Doctores de la Iglesia: San Gregorio Magno, San Agustín, San Jerónimo y San Ambrosio; tallas de bulto redondo de gran calidad.

Igualmente destacadas son las cartelas; redondas y ovaladas, en alto, medio y bajo relieve, de estilo realista, abombadas y planas se incorporan en el canasto y faldones; consiguiendo una integración perfecta en la magnífica talla. Tanto los relieves como las esculturas han sido tallados en madera noble de cedro, doradas en oro fino y pintadas con temple al huevo.

Paso de María Santísima de la Angustias Coronada