SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

AGENDA

Miércoles 02 Agosto
XXVIII C V C Salida 1º Turno
10:00 Horas
Jueves 03 Agosto
XXVIII C V C 1º Turno
00:00
Jueves 03 Agosto
Santa Misa de Hermandad
21:00 Horas
Viernes 04 Agosto
XXVIII C V C 1º Turno
00:00
Sábado 05 Agosto
XXVIII C V C 1º Turno
00:00
Domingo 06 Agosto
Santa Misa Capilla de la Residencia
10:00 Horas

ANUARIO 2016

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

VIDA DE HERMANDAD

al Stmo. Cristo de la Vera-Cruz. que esta Hdad. celebra en la parroquia de Sta. María de la Asunción.

Recordamos en estos días, el sufrimiento de Cristo, centrándolo en sus heridas al ser clavado en la cruz, las llagas de sus manos y sus pies, y la profunda herida de su costado. 

Comenzaremos todos estos día de culto, con el rezo del Santo Rosario, celebración de la Santa Eucaristía, que incluye tras la lectura del Evangelio, el Sermón, que estará a cargo del Rvdo. Sr. D. Antonio Vergara González,  Párroco del Espíritu Santo de Mairena del Aljarafe, y Delegado Episcopal para los Asuntos Jurídicos de las Hermandades y Cofradías. Continuaremos con el Ejercicio del Quinario; oraciónes, preces, peticiones y acción de gracias al Stmo Cristo; para finalizar con la Sagrada Exposición del Santísimo, Adoración y Bendición final.

Para mayor solemnidad y gloria del culto la Coral polifónica de la Hdad. entonará los cantos y plegarias propias de estas jornadas de Quinario.

DÍA QUINTO 

             A la llaga del sacratísimo costado.  

            ¡Oh! Llaga del sacratísimo costado, fuente de salvación. Nos duele,  Cristo de la Vera-Cruz, ver como sufriste tan gran  injuria.  Os  damos gracias por el amor que nos tienes al permitir que te  abrieran  el  costado con una lanzada y así derramar hasta la última gota  de tu sangre para redimirnos. 

            Ofrecemos  al  eterno  Padre  esta  afrenta  y  el  amor  de tu  santísima  Humanidad, para que nuestra alma pueda encontrar en tu corazón  traspasado un seguro refugio. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SONETO AL COSTADO TRASPASADO


DEL STMO. CRISTO DE LA VERA-CRUZ. 

 

            La luz de tus ojos la muerte ha cegado 

            y Longinos, con una fría lanza, 

            a hundirte el COSTADO, con su odio alcanza, 

            y sangre y agua del pecho han brotado. 

 

            Por cinco veces has sido llagado, 

            pero en tu dolor vive la esperanza 

            que da sentido a las bienaventuranzas 

            y libera al mundo de sus pecados.

 

            Quisiera ser tu fiel peregrino

            tomar tu Cruz y seguir el camino 

            que tu suplicio, Señor, ha marcado. 

 

            Es así, buen Jesús, tengo que amarte 

            porque en tus llagas está el baluarte 

            del amor, alcázar mío Resucitado.

 

 

 

 

DÍA CUARTO

            A la llaga de la mano derecha:

            ¡Oh!  Santísima  llaga de la mano derecha, digna de piedad. Nos  duele,  Cristo  de la Vera-Cruz, verte sufrir tan dolorosa pena. Te damos  gracias  por haber  derramado en nosotros tantos beneficios y gracias, a  pesar de nuestra obstinación en alejarnos de ti.

            Ofrecemos  al  eterno  Padre  la pena y el amor de tu santísima  Humanidad  y la súplica que nos ayude para hacer  todo para mayor honra y  gloria de Dios. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SONETO  A  LA  LLAGA  DE LA MANO DERECHA  

DEL STMO. CRISTO DE LA  VERA-CRUZ.  

            No se acabó el dolor; siguió el sayón

            cobarde, rematando la faena,

            cumpliendo su destino de condena

            el clavo que te atravesó el tendón.

 

            Pero Tú nos ofreces el perdón

            a pesar de tan dolorosa pena;

 

            y nos otorga, exangües ya las venas,

            tu MANO DERECHA su bendición.

 

  

            Que todavía tu sangre nos da

            con su alimento, que es nuestro consuelo,

            el eterno camino de la verdad.

 

            Cúbrele, María, con tu pañuelo

            la nueva llaga al Señor, por caridad,

            que ya resta menos para su Cielo.

 

 

 

 

 

DÍA TERCERO 

            A la llaga de la mano izquierda: 

            ¡Oh,  santísima  llaga  de  la  mano  izquierda,  digna de toda  veneración!  Nos duele, Cristo de la Vera-Cruz, verte sufrir tan dolorosa  pena.  Te  damos gracias  porque por tu amor nos habéis librado de sufrir  la  flagelación y la eterna tristeza a causa de alejamiento de tu mensaje  salvador. 

            Ofrecemos  al  eterno  Padre  la  pena y el amor de tu  cercana  Humanidad  y te suplicamos hacer buen uso de nuestras fuerzas y vida para  producir frutos dignos de gloria y vida eterna.

 

SONETO  A LA LLAGA DE LA MANO IZQUIERDA DEL

STMO. CRISTO DE LA  VERA-CRUZ. 

          Tu MANO IZQUIERDA en la Cruz temblaba; 

            no vaciló el clavo, amargamente 

            un dolor punzante cruzó tu frente 

           y el velo del Templo en dos se rasgaba.

 

            Por eso tu Madre, triste, lloraba 

            al ver tu mano y, primorosamente, 

            intentó aliviar dolor tan reciente 

            con la flor de pasión que te entregaba.

  

            Se quedó María al pie de la Cruz 

            dolorida, llorosa y angustiada 

            velando resignada el sufrimiento.

Algo especial ocurrió en esta noche de Jueves de Quinario, para el último canto que entonó la coral polifónica, el Romance de la Vera-Cruz, la Parroquia quedó a oscuras, pudiénsose ver el altar iluminado con la luz de las velas. Momentos únicos para la oración y meditación vividos y compartidos como hermanos en la Vera-Cruz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DÍA SEGUNDO

A la llaga del pie derecho:

            ¡Oh,  santísima  llaga  del  pie  derecho de mi Señor, digna de  misericordia!  Nos  duele,  Cristo  de  la  Vera-Cruz,  verte  sufrir tan  dolorosa  pena.  Te  damos  gracias por aquel amor que sufrió tan atroces  dolores, derramando sangre por la redención del género humano. Ofrecemos,  Eterno  Padre,  la pena y el amor de tan noble Humanidad, y te pedimos la  gracia de llorar nuestras transgresiones y de perseverar en el camino del  bien, cumpliendo el mandamiento nuevo del Amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

SONETO A LA LLAGA DEL PIE DERECHO DEL

STMO. CRISTO DE LA VERA-CRUZ. 

               Lejos quedaron esas Tres Caídas

            cuando TU PIE DRECHO el clavo rozó.

            Al verte sufrir la tierra tembló

            y todas las luces cayeron vencidas.

 

            Que gran caudal de causas perdidas

            nos fueron ganadas porque Tú eres Dios.

            El clavo punzante en el pie se hundió,

            tu cuerpo en la Cruz, surtidor de vida.

 

            Como Tú sufriste nadie sufrió;

            por mi culpa tus pies están llagados,

            por la tuya, mi alma se ablandó.

 

            Me pesa ver tus pies ensangrentados

            porque nadie en la tierra nos amó

            como Tú, en esa Cruz, nos has amado.

 

DÍA PRIMERO

             A la llaga del pie izquierdo:

             ¡Oh,  llaga  del  pie izquierdo de nuestro Señor, digna de toda  compasión!  Nos  duele, Cristo de la Vera-Cruz, verte sufrir aquella pena  dolorosa.  Te  damos  gracias porque has sufrido tan atroces dolores para  arrebatarnos  de  la  muerte,  desangrándote  a  causa  de las heridas de  nuestros pecados.

            Ofrecemos  al  eterno  Padre  la pena y el amor de tu santísima  Humanidad  para  resarcir  nuestros  pecados,  que detestamos con sincera  contrición.

Instantáneas de los hermanos participantes de la liturgia del primer día del Quinario. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SONETO  A  LA  LLAGA  DEL  PIE IZQUIERDO DEL

STMO. CRISTO DE LA  VERA-CRUZ. 

            Te coronaron pícaros judíos,

            de rodillas los sayones se burlaron 

            y fuerte de las barbas te jalaron 

            porque el odio coronó sus desvaríos. 

 

            El verte ahora en la Cruz da escalofríos 

            igual que ver a los que te acusaron 

            de proclamarte Rey; no soportaron

         tu presencia, que no entraba en sus sentíos. 

 

            Hasta tres veces el gallo cantó 

            y por tres veces Pedro te negó. 

            Tenías que limpiar nuestros pecados. 

 

           Con impaciencia, TU PIE IZQUIERDO espera 

            el crujir del clavo en la madera. 

            Me duele, buen Jesús, verte clavado.

 

 

Nota: esta página se actualizará diarimente, para que podamos leer estas súplicas y versos, que rezamos en el Ejercicio del Quinario.