SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

CARTEL 2017

AGENDA

Sábado 01 Abril
Presentación orientaciones pastorales Arzobispado
12:30 Horas
Sábado 08 Abril
Cabildo de salida
12:30 Horas
Sábado 08 Abril
Solemne Vía Crucis
22:00 Horas
Domingo 09 Abril
Domingo de Ramos. Campanita
12:00 Horas
Jueves 13 Abril
Día del Amor Fraterno Jueves Santo
00:00
Sábado 15 Abril
Pascua de Resurrección
19:00 Horas

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

JUEVES SANTOS VENIDEROS

VIA CRUCIS

 XIII ESTACION

Jesús muere en la Cruz

 

Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Del Evangelio de San Mateo

Desde el mediodía se oscureció toda la tierra hasta las tres de la tarde. Hacia las tres de la tarde Jesús gritó con fuerte voz. ”Elí, Elí, lemá sabactani?” Que quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¡porque me has abandonado!

 

Meditación

Jesús se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Aceptó la muerte. Pero muere gritando, grita con un grito misterioso. Un grito de sufrimiento total, de esperanza contra toda esperanza.

Cuando seamos capaz de entregar, libremente, las manos y los pies, para ser clavado, y el corazón para ser atravesado y desangrado. Entonces conoceremos, al fin, el sabor de la vida y la liberación.

Cristo de la Vera-Cruz, tú tomaste la vida humana precisamente para poderla dar. Al revestirte de nuestra carne de pecado, tú, Rey inmortal, te hiciste mortal. Al aceptar la muerte más trágica y oscura, fruto extremo del pecado, realizaste el acto supremo de completa confianza en el Padre. «In manus tuas, Domine, commendo spiritum meum».

 

PADRE NUESTRO, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.