SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

CARTEL 2017

AGENDA

Sábado 01 Abril
Presentación orientaciones pastorales Arzobispado
12:30 Horas
Sábado 08 Abril
Cabildo de salida
12:30 Horas
Sábado 08 Abril
Solemne Vía Crucis
22:00 Horas
Domingo 09 Abril
Domingo de Ramos. Campanita
12:00 Horas
Jueves 13 Abril
Día del Amor Fraterno Jueves Santo
00:00
Sábado 15 Abril
Pascua de Resurrección
19:00 Horas

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

JUEVES SANTOS VENIDEROS

VIA CRUCIS

X ESTACION

Jesús es crucificado

 

Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Del Evangelio de S Mateo

Al llegar a un lugar llamado Gólgota (que significa la calavera) dieron a beber a Jesús vino mezclado con hiel, pero Él lo probo y no lo quiso beber. Los que lo crucificaron se repartieron sus vestiduras a suertes. Y se sentaron allí para custodiarlo. Sobre su cabeza pusieron la causa de su condena: ”Este es Jesús, el rey de los judíos”.

 

Meditación

La crucifixión de Jesús es la gran victoria sobre el mal.  Muere en la cruz perdonando. La elevación de Jesús en la cruz es su exaltación real.  Jesús domina a sus hermanos atrayéndolos hacia sí. El cuerpo en la Cruz, no es la pena por el hombre que va a morir, no es dolor por sus sufrimientos, es una parábola de victoria, no de derrota.

Siempre es difícil entender la locura de la cruz, necedad para el mundo y salvación para el cristiano. Es difícil de entender que el Hijo del hombre, renuncia a todo solo por amor, incluso a la vida y además perdonando.

La contemplación del Cristo en la cruz es la imagen más bella del mundo.

Jesús crucificado, más que en el Tabor, en el Calvario nos has revelado tu verdadero rostro, el rostro de un amor que ha llegado hasta el extremo.

Cristo de la Vera-Cruz, contemplarte crucificado nos lleva a avergonzarnos de nuestras infidelidades y nos llena de gratitud por tu misericordia infinita. ¡Oh Señor, cuánto te costó el habernos amado!

PADRE NUESTRO, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.