SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

DÍA DE LA CRUZ

2
0
Días
0
3
Horas
2
5
Minutos

AGENDA

Jueves 04 Mayo
Santa Misa de Hermandad
21:00 Horas
Martes 09 Mayo
Concierto de la Música del Cuartel General
20:00 Horas
Sábado 13 Mayo
Cabildo General de mayo
22:00 Horas
Domingo 14 Mayo
Solemne Procesión de Bajada
01:00 Horas
Lunes 15 Mayo
XIX Exaltación de la Santa Vera-Cruz
21:30 Horas

ANUARIO 2016

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

 IX ESTACION

Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén.

 

Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Del Evangelio de S Lucas

Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se daban golpes y lanzaban lamentos por él. Jesús se volvió hacia ellas y les dijo. “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos.”

 

Meditación

No hay que llorar con lamentos estériles, que no alivian ningún dolor del mundo. Desgraciadamente siempre estamos llorando y lamentándonos de lo mal que va el mundo.

Este pasaje es la primera vez que Jesús habla en su camino al Calvario. Sus palabras son algo de consuelo y mucho de reprensión. No se logra nada con llorar tardíamente. No se gana nada con espantos y lamentos.

El amor infunde a las mujeres, a las madres, una inmensa capacidad de aguante en el sufrimiento. Sufren por culpa de los hombres, sufren por sus hijos.

Cristo de la Vera-Cruz, al igual que, a pesar de tus sufrimientos, te preocupaste de dirigir tu palabra a las mujeres en la vía de la cruz, haz que también hoy se escuche tu voz llena de consuelo y de luz para tantas mujeres que sufren.

 

PADRE NUESTRO, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.