SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

AGENDA

Martes 31 Octubre
Donación de Sangre
17:00 Horas
Jueves 02 Noviembre
Responso en el columbario
19:00 Horas
Jueves 09 Noviembre
Santa Misa de requiem
20:30 Horas
Viernes 10 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
16:00 Horas
Sábado 11 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
00:00
Domingo 12 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
00:00

ANUARIO 2016

BLOG CAMPAMENTO V C

 

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

 VI ESTACION

Jesús es azotado y coronado de espinas

 

Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Del Evangelio de S. Mateo:

Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al Pretorio. Lo desnudaron, le vistieron una túnica de púrpura, trenzaron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza, y una caña en su mano derecha, y arrodillándose delante se burlaban de Él, diciendo. ”Viva el rey de los judíos”.

 

Meditación

La maldad se hace refinada. Risas, desprecio, burlas y torturas son las debilidades del fuerte, las únicas armas que tiene el injusto. Se vive una gran tragedia: la luz se convierte en tinieblas, la belleza en horror, la benevolencia en ingratitud.

La inhumanidad alcanza nuevas cumbres. Jesús es flagelado y coronado de espinas. La historia está llena de odio y de guerras. También hoy somos testigos de violencias más allá de lo creíble: homicidios, violencias sobre mujeres y niños, raptos, extorsiones, conflictos étnicos, violencia urbana, torturas físicas y mentales, violaciones de los derechos humanos

Cristo de la Vera-Cruz, sabemos que eres Tú el que sufre cuando somos la causa del sufrimiento los unos para los otros y permanecemos indiferentes. Dame ojos que vean las necesidades de los pobres y un corazón que se prodigue por amor.

 

PADRE NUESTRO, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.