SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

CARTEL 2017

AGENDA

Sábado 01 Abril
Presentación orientaciones pastorales Arzobispado
12:30 Horas
Sábado 08 Abril
Cabildo de salida
12:30 Horas
Sábado 08 Abril
Solemne Vía Crucis
22:00 Horas
Domingo 09 Abril
Domingo de Ramos. Campanita
12:00 Horas
Jueves 13 Abril
Día del Amor Fraterno Jueves Santo
00:00
Sábado 15 Abril
Pascua de Resurrección
19:00 Horas

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

JUEVES SANTOS VENIDEROS

VIA CRUCIS

 V ESTACION

Jesús es juzgado por Pilato.

 

Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Del Evangelio de San Mateo

Jesús, pues, estaba en pie delante del gobernador; y éste le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y Jesús le dijo: Tú lo dices. Y siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, nada respondió. Pilato entonces le dijo: ¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti? Pero Jesús no le respondió ni una palabra; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho.

 

Meditación

Una vez mas, delante de Jesús todo hombre se revela a sí mismo, manifiesta lo que tiene dentro, la mediocridad de sus pensamientos, y se expresa creyendo decir las cosas más sensatas. Pilato parecía poderoso; tenía derecho sobre la vida y la muerte de Jesús. Se complacía en ironizar sobre el «rey de los judíos», pero en realidad era débil, cobarde y servil.

Nosotros no somos mucho mejor que los hombres que asesinaron al Cristo.

Nosotros mismos debemos preguntarnos ¿quién es el Cristo?, ¿qué significa el Cristo para nosotros?

Jesús de la Vera-Cruz, al declararte valientemente rey, intentaste despertar en Pilato la voz de su conciencia. Ilumina la conciencia de tantas personas constituidas en autoridad, para que reconozcan la inocencia de tus seguidores. Dales el valor de respetar la libertad religiosa.

 

PADRE NUESTRO, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.