SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

AGENDA

Domingo 26 Noviembre
Formación de jóvenes en la Aldea del Rocío
08:00 Horas

ANUARIO 2016

BLOG CAMPAMENTO V C

 

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

VÍA CRUCIS PIADOSO DEL STMO. CRISTO DE LA VERA-CRUZ

 

El árbol de la Cruz ha sido plantado de nuevo en el monte de claveles rojo como la sangre. Cristo nos ofrece su Pasión, pero nosotros seguimos sin tomarlo demasiado en serio.

Es terrible sentirse traicionado, vendido por un amigo. Judas dio un beso falso para entregar al Maestro, utilizando el signo noble del amor. Beso para traicionar.

¡Cristo de la Vera-Cruz, a menudo juzgamos a los demás apresuradamente, indiferentes a la realidad de los hechos e insensibles a los sentimientos de las personas!

¿Cristo de la Vera-Cruz, cuantas veces te hemos negado por nuestros miedos? Dirige tu mirada sobre todos nosotros, como hiciste con Pedro, después del canto del gallo.

Cristo de la Vera-Cruz, nosotros no somos mucho mejor que Pilato. Nosotros mismos debemos preguntarnos ¿quién es el Cristo?, ¿qué significa el Cristo para nosotros?

Cristo es flagelado y coronado de espinas. La historia está llena de odio y de guerras. También hoy somos testigos de violencias más allá de lo creíble.

Cristo de la Vera-Cruz, queremos sentir tu cruz, queremos compartir contigo su carga. Su peso es duro. Queremos caminar contigo y con tu cruz; amigo y hermano.

Cristo de la Vera-Cruz, probablemente mostraste al Cirineo tu gratitud por su ayuda, mientras la cruz en realidad fue causada por él y por cada uno de nosotros.

Cristo de la Vera-Cruz, te preocupaste de dirigir tu palabra a las mujeres en la vía de la cruz, haz que se escuche tu voz de consuelo y de luz para tantas mujeres que sufren.

La crucifixión de Jesús es la gran victoria sobre el mal.  Muere en la cruz perdonando. Jesús en la cruz es su exaltación real. ¡Oh Señor, cuánto te costó habernos amado!

El buen ladrón descubre a Cristo desde su propia cruz. Y le grita en lágrimas: “Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu reino”. Yo anhelo con confianza este reino.

Jesús y María, habéis compartido totalmente el sufrimiento: Tú, Cristo, en la cruz; y Tú, Madre de las Angustias, a los pies de la misma. Jesús y María, os doy el corazón.

Cristo de la Vera-Cruz, tú tomaste la vida humana precisamente para poderla dar. Al revestirte de nuestra carne de pecado, tú, Rey inmortal, te hiciste mortal.

Cristo de la Vera-Cruz, te pedimos por los que buscan el sentido de la vida y por los que han perdido la esperanza, para que crean en tu victoria sobre el pecado y la muerte.