SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

AGENDA

Sábado 24 Junio
Fin plazo inscripción al CVC
11:00 Horas
Domingo 25 Junio
Jura de la Junta de Oficiales
12:00 Horas
Jueves 29 Junio
Reunión XXVIII CVC
21:00 Horas
Jueves 06 Julio
Santa Misa de Hermandad
21:00 Horas

ANUARIO 2016

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

La Hermandad de la Vera-Cruz celebra todos los cultos que se establecen en sus Reglas y todos aquellos cultos y actos que, sin contradecirlas, deriven un enriquecimiento espiritual, formativo o cultural de los hermanos, debiéndose intensificar el número e importancia de estos actos en tiempo de Cuaresma.

El primer jueves de cada mes se celebra Misa de Hermandad ante nuestros Sagrados Titulares, dedicándose el primer jueves de noviembre a honras fúnebres por todos los hermanos difuntos. Además, todos los jueves del año se reza el Santo Rosario en la Real Ermita de San Gregorio.

En el mes de febrero tiene lugar la Solemne Novena en honor a María Stma. de las Angustias Coronada, cultos que tienen el carácter de Ejercicios Precuaresmales. Durante nueve días nuestros Titulares presiden el presbiterio de la Real Ermita del Santo Patrón. Una frase, sacada de la oración final para todos los días, resume perfectamente el sentir de todos los cruceros hacia la Madre de Dios: “Virgen de las Angustias danos siempre tu Amor que con él seremos felices en la Vida y la Eternidad. Amen”.

Continuando con los cultos de la Hermandad, llegamos al 22 de abril, Festividad de Ntra. Sra. de las Angustias. Este es un día entrañable y sentido en el que Nuestra Madre Bendita de las Angustias, serena como es Ella, nos inspira la celebración de su onomástica en familia, con el Cristo de la Vera-Cruz por delante, y en el seno de la Hermandad, rodeándole el cariño y el añejo fervor de sus hijos. En la víspera de este señalado día se realiza el entrañable acto de Imposición de la Cruz a los hermanos nacidos durante el último año, confirmando así su pertenencia a la gran familia crucera.

Ya en el mes de mayo se celebra el Quinario en honor al Stmo. Cristo de la Vera-Cruz. Este Quinario es una continuación de la fiesta de la Cruz, que desde tiempo inmemorial se ha venido celebrando por esta Hermandad, aunque no sería hasta principios del s. XX cuando tomaría la forma que conocemos en la actualidad. A principios del mencionado siglo se venían celebrando unas honras en la capilla de la Hermandad por la familia Freire y Rull, propietarios del panteón. Posteriormente fue la familia Reverte la que se hizo cargo de su celebración y estos cultos se modificaron adquiriendo la forma de un ejercicio de Quinario, aunque con carácter particular e íntimo. 

Ante la creciente afluencia de cofrades, estos cultos pasaron a ser públicos y a celebrarse en el altar mayor de la capilla de San Gregorio hacia 1919. Al alcanzar cada día más solemnidad y quedarse pequeña la capilla de San Gregorio, en los años 20 del pasado siglo se decide trasladarlo a la iglesia parroquial, iniciándose así la procesión de madrugada para el traslado de las imágenes y que tanta fama daría a nuestra Hermandad en los ambientes cofrades de Sevilla.

El Solemne Quinario termina con el Día de la Cruz, que desde hace algunos años se ha trasladado desde su tradicional día 3 de mayo, a un domingo intermedio de este mes, variable según el calendario de la Semana Santa y del Corpus Christi. Al ambiente festivo que desde hacía varias décadas tenía este día se añadió en 1980 un acto final que, más que una innovación, es una recuperación de viejas tradiciones de la Hermandad: la procesión de la Cruz de mayo.
El epílogo a todos estos actos lo pone el Besapiés al Stmo. Cristo de la Vera-Cruz y Besamanos a la Stma. Virgen de las Angustias (decano de los besamanos alcalareños), al término de los cuales se procede al solemne traslado de las Benditas Imágenes a nuestra residencia canónica, la Real Ermita del Sr. San Gregorio de Osset.

Continuando con los cultos de la Hermandad, hemos de destacar que nuestra Hermandad tuvo siempre como uno de los principales objetivos el culto al Santo Madero y, desde los comienzos, fue festejada el día 14 de septiembre la Exaltación de la Santa Vera-Cruz. En la actualidad, la Hermandad celebra Solemne Eucaristía ante el Stmo. Cristo de la Vera-Cruz y María Stma. de las Angustias, como indican sus reglas, para conmemorar esta celebración.

Entre los momentos más especiales que puede vivir un crucero durante el año se encuentra, escrita con letras ya imborrables en la memoria de todos, la celebración que cada 10 de octubre realizamos en conmemoración del magno acontecimiento que supuso para nuestra localidad en general, y para el apasionado sentir crucero en particular, la Coronación de nuestra Amadísima Madre de las Angustias en 1971. Fue, y de ahí su renovado espíritu año tras año, el comienzo de una nueva forma de entender y aplicar nuestra religiosidad, más cercana aún si cabe a nuestra verdadera razón de ser: el servicio a los demás y, especialmente, a quienes más lo necesitan. Es pues un encuentro, el de cada 10 de octubre, en el que, en un entorno eminentemente familiar, reiteramos y continuamos el compromiso iniciado hace ya muchos años por aquellos cruceros soñadores.

Además de estos cultos, según se indica en la Regla 77, “... la Hermandad celebrará cuantos estime convenientes para mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor y su Santísima Madre la Virgen María, o en honor de sus santos”.

Las Hermandades y Cofradías fueron creadas para honrar a Dios y a su Santa Madre a través de su ejemplo y su testimonio; dando especial relevancia al culto, pero sin descuidar otras facetas, como la caridad y la formación espiritual de sus hermanos, fieles y devotos.

En esta línea, las Reglas de nuestra Hermandad declaran que nuestros fines son el culto a Jesucristo Nuestro Señor y a la Santísima Virgen María; la formación de nuestros hermanos y la caridad hacia aquellos hermanos más necesitados.

Con el devenir del tiempo, el equilibrio entre el ejercicio del culto, la formación y la caridad ha pasado por distintas etapas hasta llegar a nuestros días en los que, teniendo el culto una preponderancia manifiesta; no se ha olvidado, ni mucho menos, la promoción y el ejercicio de los otros dos fines.

El plan formativo implantado por la Hermandad, dirigido a nuestros pequeños y jóvenes, representa la muestra más evidente, durante los últimos años, que esa conciencia por cultivar esos otros fines está muy viva en el alma de los cruceros; constituyendo en la actualidad esta labor formativa un empeño comúnmente aceptado y apoyado por todos los hermanos, desde la seguridad de que, en la existencia de unos hermanos bien formados y plenamente conscientes de la realidad en la que nos desenvolvemos, tendremos una Hermandad con sólidos cimientos para acometer los difíciles retos del mundo que nos ha tocado vivir.

El actual proyecto formativo inició su andadura en 2006, recuperado el espíritu de aquella labor truncada de mediados de los años 90 del s. XX. Dicho plan formativo consta de varios niveles, atendiendo a la edad de los participantes, y está atendido por varios Hermanos que organizan e imparten las actividades programadas.

Con esta intención trabajamos, y con la mirada puesta en el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, amparados siempre por su bendita Madre de las Angustias, seguiremos avanzando, labrando el futuro, para mayor gloria de Dios.


Uno de los fines de esta Hermandad es el ejercicio de la Caridad, fomentando en los hermanos la entrega a los demás hombres en cumplimiento del mandato divino del Amor. Y siguiendo este precepto, los cruceros soñaron un día con realizar una gran obra asistencial que sirviera de modelo a seguir y espejo donde se mirasen todos los cofrades y creyentes; de este sueño nació la Residencia Asistida para la Tercera Edad Virgen de las Angustias.
La Residencia Virgen de las Angustias inició su andadura en 1998, dos años después de la Solemne Coronación Canónica de María Stma. de las Angustias, como regalo a nuestra Bendita Madre por esta efeméride. El edificio que la alberga es de tres plantas y tiene una construcción en forma de “U”, con un gran patio central al aire. Alrededor de este patio salen las habitaciones, la mayoría para dos personas si bien también las hay individuales, así como diversas salas de espera y atención a familiares y varias salas de estancia para los abuelos. El edificio está muy bien iluminado gracias al patio central y a las numerosas ventanas de su fachada y está dotado con todo lo necesario para que nuestros abuelos puedan tener todas las comodidades que necesiten.

Desde un primer momento esta se concibió con dos características fundamentales: ser asistida (para personas mayores que no puedan cuidarse por sí mismas) y benéfica (sin fines lucrativos); y ambas aspiraciones han conseguido hacerse realidad. Pero sobre todo, siempre se ha intentado que los ancianos aquí acogidos se sientan como en su propia casa, que tengan el calor y el cariño de la familia crucera. Los residentes han encontrado aquí un hogar en el que sienten la proximidad y atención del personal cualificado que les atiende y la dedicación, sin duda, fraternal y filantrópica de los cruceros que allí acuden durante todo el año. Esta actividad es mayor en Navidad, cuando muchos hermanos acuden a la Residencia para transmitir su amor y su felicidad a todos los residentes para que sientan la ilusión y el cariño de estas fiestas tan entrañables. Cada año la Hermandad organiza una misa de Navidad en la Residencia y prepara la visita del Rey Gaspar, para llevar la felicidad y la ilusión de la Navidad y los Reyes Magos a los ancianos que aquí residen, consiguiendo que pasen unos momentos felices rememorando su niñez.
Sin lugar a dudas es esta la obra de caridad más importante llevada a cabo por nuestra Hermandad; Pero no ha sido la primera, ni será la última. Mención especial debe recibir la creación, hace más de 30 años de la Bolsa de Caridad de la Hermandad de la Vera-Cruz, idea pionera en este pueblo que sirvió de base para el establecimiento de unos Servicios Sociales en Alcalá del Río. Pero como obras son amores y no buenas razones, la Hermandad de la Vera-Cruz de Alcalá del Río, siguiendo la línea que el deber cristiano le marca, cedió al Ayuntamiento 1000 m2 para que se construyera un Centro Sanitario que fue inaugurado, con la asistencia de nuestra Junta de Oficiales, por D. Manuel Chávez, Presidente de la Junta de Andalucía, el 8 de junio de 1988.

De todas formas, no es este el único proyecto de colaboración con el Excmo. Ayuntamiento, pues también ofrecemos nuestra ayuda a la Delegación de Asuntos Sociales. Además somos socios colaboradores de las asociaciones AIDIM (Asociación para la Integración de los Discapacitados Ilipa Magna) y de Ayuda al Pueblo Saharahui.

La Hermandad también colabora con Cáritas y con la Parroquia. Así, las colectas de las misas más importantes de nuestra Hermandad se entregan para esta admirable labor. Igualmente, la Hermandad cumple con su obligación de sufragar los gastos de la parroquia, como parte integrante de ella, a través de la cuota parroquial, además de entregar un donativo a Cáritas el Jueves Santo.

Como puede comprobarse los cruceros somos unos soñadores, pero soñadores que ponemos todo nuestro esfuerzo en hacer realidad nuestros sueños y por eso terminamos haciendo siempre realidad todo lo que soñamos.