SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

AGENDA

Martes 31 Octubre
Donación de Sangre
17:00 Horas
Jueves 02 Noviembre
Responso en el columbario
19:00 Horas
Jueves 09 Noviembre
Santa Misa de requiem
20:30 Horas
Viernes 10 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
16:00 Horas
Sábado 11 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
00:00
Domingo 12 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
00:00

ANUARIO 2016

BLOG CAMPAMENTO V C

 

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

EVANGELIO DEL DOMINGO

¡El Cristo de la

Vera-Cruz vive!

 

¡Este es el día en que actuó el Señor! ¡Celebrémoslo llenos de gozo y de alegría! ¡Dad gracias al Señor porque es eterna su misericordia!

 

 

Pascua de la Resurrección del Señor

Evangelio según San Juan 20,1-9.

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.


Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto". Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.


Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.


Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.


Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

Reflexión.

Extraída de la Carta pastoral del Arzobispo de Sevilla D. Juan José Asenjo Pelegrina

“El Señor ha resucitado, Aleluya”

Sí, queridos hermanos y hermanas, el Señor vive, el Señor no ha sido devorado definitivamente por la muerte. El Señor vive y nos da la vida. Por ello, el cristianismo no es sólo una ideología, una doctrina, una fórmula de felicidad o un código de normas de conducta, sino un camino y una verdad que es vida, porque su centro es una persona viva, que ha resucitado y que está sentado a la derecha del Padre, que nos ama, que nos conoce por nuestro propio nombre, que nos invita a su seguimiento, que desea tener una relación personal con nosotros, que nos regala los dones de su Espíritu, entre ellos la paz, que Él desea a los Apóstoles, y la alegría que inunda sus corazones cuando contemplan al Señor resucitado.