SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

DÍA DE LA CRUZ

2
0
Días
0
3
Horas
1
6
Minutos

AGENDA

Jueves 04 Mayo
Santa Misa de Hermandad
21:00 Horas
Martes 09 Mayo
Concierto de la Música del Cuartel General
20:00 Horas
Sábado 13 Mayo
Cabildo General de mayo
22:00 Horas
Domingo 14 Mayo
Solemne Procesión de Bajada
01:00 Horas
Lunes 15 Mayo
XIX Exaltación de la Santa Vera-Cruz
21:30 Horas

ANUARIO 2016

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

BLOG CAMPAMENTO V C

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

EVANGELIO DEL DOMINGO

Cristo de la Vera-Cruz

Ayúdame a vivir una autentica Navidad, aparta de mí el orgullo, la autosuficiencia, el menosprecio a los demás, ayúdame a tener necesidad de Ti.

IV Domingo de Adviento

Evangelio: según san Mateo 1,18-24

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por medio del profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Enmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”». Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

 

Reflexión:

Predicado en la homilía de Nochebuena, por el Beato, Mons. Óscar Romero, arzobispo metropolitano de San Salvador (1977-1980).

“Nadie puede celebrar una auténtica Navidad, si no es verdaderamente pobre. Los autosuficientes, los orgullosos, los que, por tenerlo todo, menosprecian a los demás, los que no tienen necesidad ni siquiera de Dios:

Para ellos no habrá Navidad (…).

Sin pobreza de Espíritu, no puede haber abundancia de Dios.”