SÍGUENOS

Facebook Vera-Cruz Twitter Vera-Cruz Google + Vera-Cruz Canal You Tube V C Facebook C V C Suscribirse marcadores

AGENDA

Martes 31 Octubre
Donación de Sangre
17:00 Horas
Jueves 02 Noviembre
Responso en el columbario
19:00 Horas
Jueves 09 Noviembre
Santa Misa de requiem
20:30 Horas
Viernes 10 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
16:00 Horas
Sábado 11 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
00:00
Domingo 12 Noviembre
Campamento Vera Cruz, Tercer turno
00:00

ANUARIO 2016

BLOG CAMPAMENTO V C

 

ÚLTIMA GALERÍA FOTOS

GALERÍA JUEVES SANTO

WEB CONGRESO CARIDAD

TWITTER OFICIAL HDAD

VIA CRUCIS

JUEVES SANTOS VENIDEROS

EVANGELIO DEL DOMINGO

Cristo de la Vera-Cruz

Cuando todo en nuestro entorno sea noche, silencio, ausencia, ayúdanos a mantener firme la confianza en Ti, y saber que nunca nos abandonas.

 

III Domingo de Adviento

Evangelio: según san Mateo 11,2-11

En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, mandó a sus discípulos a preguntarle: “¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?”. Jesús les respondió: “Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven y los cojos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y los pobres son evangelizados. ¡Y bienaventurado el que no se escandalice de mí!”. Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué salisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Mirad, los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. Este es de quien está escrito: “Yo envío a mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino ante ti”. En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él».

 

Domingo de Gaudete: “Estad siempre alegres en el Señor”.

Cristo de la Vera-Cruz, Tú eres nuestra luz. Que no te cambiemos a Ti por luces fluorescentes o destellantes. Tu luz es la única que nos hace ver, que nos guía hacia Belén.

Cristo de la Vera-Cruz, ilumina mi entendimiento, aviva mi conciencia, enardece mi corazón y conduce mis pasos para que sepa qué caminos he de escoger y recorrer.