Todo comenzó cuando un grupo de Hermanos cruceros, locos de entonces, allá por el año 1979 (más concretamente el 7 de mayo), decidieron crear el denominado Grupo Joven.

Este Grupo Joven comenzó reuniéndose en un local que la Hermandad puso a su disposición. Desde sus orígenes no ha dejado de trabajar por nuestra Hermandad, ya fuese mediante el grupo asistencial (que marcó historia en nuestro pueblo), las actividades que se realizaban en nuestro local (conferencias, debates, coloquios, concursos culturales...), la cesión de este local para estudio de jóvenes cruceros, etc., actividades que se convirtieron en sus primeros objetivos. Iniciativa pionera en la vida cofrade de Alcalá del Río y apuesta por la juventud crucera que aseguraba un futuro lleno de modernidad y ejemplo de acercamiento a los nuevos tiempos.

Con ellos surgió la publicación de nuestro Boletín, y por ellos se llegó a poner en práctica algo impensable en la Alcalá de los años 70: una cofradía seria y responsable que brillara por el testimonio de sus nazarenos durante la Estación de Penitencia. Este es el mayor logro del Grupo Joven, conseguir con el ejemplo de niños y jóvenes que toda una Hermandad comprendiera el sentido que los tiempos daban al testimonio de una Hermandad en la calle. Labor que sería completada en 1985 cuando se sacó, en la madrugada del Viernes Santo, una cofradía digna para todos los alcalareños y cruceros, de la cual nos sentimos orgullosos todos los cofrades de Alcalá del Río.

Digna mención merece el proyecto de instituir, en 1999, la Exaltación de la Santa Cruz cada lunes de mayo, entre la Solemne procesión de "bajada" y los cultos del Solemne Quinario, acto convertido, a día de hoy, en un referente clave y totalmente asentado entre nuestro Cultos Mayores.

Actualmente centra su trabajo en las campañas de Donaciones de Sangre periódicas, sosteniendo el testigo que presentó nuestra hermandad en 1977 y que la convirtió, con este gesto de caridad, en la institución de la provincia que más cantidad de sangre ha estado aportando. Asimismo, la organización de la procesión de la Cruz de Mayo otorga una responsabilidad significativa a este grupo de jóvenes, en señal de compromiso con la Iglesia y con esta Hermandad.

Por otro lado durante los cultos navideños, tan arraigados en nuestra Hermandad, el grupo joven participa activamente en cada Festival organizado y con una ejemplar organización íntegra de la visita del Heraldo Real a los más pequeños.

Sin embargo, para que esta semilla aporte sus frutos en el futuro, los jóvenes cruceros se encuentran totalmente implicados en el audaz proyecto de Formación que tiene lugar a día de hoy en nuestra Hermandad. Si bien es cierto que el Campamento Vera-Cruz consistía en el inicio y final del curso formativo, convirtiéndose, por méritos propios en todo un referente local y provincial; la dimensión tomada a día de hoy, con altas cifras de participación, hace necesario que este proyecto formativo esté siempre en continuo movimiento, con charlas, cursos, encuentros, participación caritativa en la Residencia Virgen de las Angustias, y proyectos sociales y, por su puesto, un estrecho acercamiento con nuestra Parroquia, como demuestra en cada Culto y en cada procesión del Corpus.