En el capítulo XVI artículo 60 de nuestras Reglas se establece como culto fundamental la Estación de Penitencia que se celebrará en la tarde del Jueves Santo a la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción y el posterior regreso a su Capilla en la Ermita de San Gregorio.

La Cofradía parte a las 18:00 h de la Real Ermita y recorre varias calles céntricas de nuestro pueblo hasta entrar en la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción sobre las 22:15 h. Posteriormente inicia su Estación de Penitencia de regreso a nuestra sede canónica con un Solemne Vía Crucis en el interior del templo parroquial, a las 00:00 h, finalizando a las 4:00 h. Así, durante la Madrugada del Jueves al Viernes Santo, una de las principales celebraciones de los cristianos, conmemoramos la muerte del Hijo de Dios en la Cruz, realizándose la adoración del Árbol de la Cruz y dicho Vía Crucis. Este rezo viene dándose desde los orígenes de nuestra corporación, existiendo la plausible teoría que explica la procesión de nuestra cofradía el Jueves Santo: para que nuestros titulares estuvieran en la Iglesia Parroquial en la primera hora del Viernes Santo y, así, poder rezar en su plenitud el Vía Crucis al Santísimo Cristo.

A fecha de 2018, nuestro Cortejo estaba formado por 1500 hermanos, siendo la Hermandad con más nazarenos de Alcalá del Río y, sin duda, de toda la provincia de Sevilla. Acompañan al Stmo. Cristo de la Vera-Cruz unos 1000 nazarenos, repartidos en 11 tramos vistiendo el hábito de la Hermandad, mientras que unas 400 hermanas, ataviadas con la tradicional mantilla negra forman el cortejo de la Santísima Virgen. El resto del cortejo está formado por los nazarenos de paso, centuria romana, Santas Mujeres, acólitos, diputados de tramo y angelitos (peculiar y simbólico atuendo de las niñas pequeñas de nuestra hermandad para acompañar la insignia del Simpecado).

Otra de las particularidades destacables es la forma de portar los pasos. Estos son llevados sobre los hombros por hermanos vistiendo la túnica de nazareno y cincho, sin capa. El Santísimo Cristo es portado por 36 hermanos, siendo 38 los que portan a la Stma. Virgen. Nuestra Hermandad mantiene viva esta tradicional forma de llevar los pasos que, desde siglos, viene realizando cada Jueves Santo. En el acompañamiento musical de estos participan las mejores bandas del panorama cofrade, destacando hoy en día la Puebla del Río o la Presentación al Pueblo de Dos Hermanas, así como históricamente, Soria 9 o la Oliva de Salteras. A su vez, nuestra Hermandad cuenta con una estrecha relación con otras formaciones cúlmenes en su modalidad, tales como Olivares, Maestro Tejera, Arahal, Cantillana o Sol. Asimismo, hay que reseñar el importante patrimonio musical de esta Hermandad, destacando “Cristo de Vera-Cruz”, de D. Manuel Borrego, obra considerada como el himno de la Semana Santa alcalareña, entre piezas de Pedro Morales, Abel Moreno, J.J. Puntas o J.M. Bernal o ntro. Hno. J.M Velázquez. Un cuidado y fúnebre repertorio musical acompaña al Santísimo Cristo durante la tarde del Jueve Santo, así como CCTT durante la Madrugada.

Sobre monte de claveles rojos procesiona la emotiva imagen del Stmo. Cristo de la Vera-Cruz, de profunda y generalizada devoción entre todos los alcalareños, con María Magdalena arrodillada a sus pies. El Crucificado presenta la particularidad de llevar un velo pendiendo de la cruz, en representación del velo del templo que se rasgó a la muerte de Ntro Señor. La Imagen nos transmite un fuerte sentimiento dramático pues está impregnado del espíritu renacentista y del goticismo flamenco que le confirió su autor, Roque de Balduque, que lo talló entre 1557 y 1561. La talla, de espectacular realismo, tiene un tamaño menor al natural (1,15 m.) pues en sus orígenes procesionaba en brazos de un clérigo.

El paso del Stmo. Cristo, de madera tallada y dorada, fue estrenado en 2012 al sustituir al que se adquiriera en 1965. Este fue tallado por D. Francisco Verdugo, siguiendo los cánones del estilo barroco. Se trata de una obra de líneas sinuosas, en lo que a la canastilla se refiere, con entrantes y salientes muy atrevidos que dan una gran movilidad y plasticidad a todo el conjunto. De gran mérito son los seis ángeles pasionarios, que pertenecían al anterior paso; así como el resto de la imaginería que se inserta en el paso, obra de ntro. Hno. D. Manuel Mazuecos: cuatro doctores de la iglesia (colocados a los lados de la canastilla), las siete cartelas con las Angustias de la Virgen (situadas en la canastilla), la efigie de Santo Patrón Gregorio de Osset (presidiendo la delantera del paso) por su gran vinculación histórica con ntra. Hdad.

La Santísima Virgen de las Angustias es una talla de vestir o candelero de tamaño natural (1,62 m.) atribuida a José Montes de Oca y realizada a fines del s. XVII o inicios del s. XVIII. Sus facciones desvelan la imagen de una mujer madura, de bellísimas proporciones, en un ahogo de sollozo exento de lágrimas. El leve frunce del entrecejo o la sutil apertura nasal, su mirada baja de misteriosos ojos negros y el sollozo insinuado de sus entreabiertos labios logran a la perfección el efecto de sus angustias, por lo que se ha dicho de ella que es "la angustia misma plasmada en la madera".

Consideración especial merece el paso de palio que ha sido requerido varias veces para exponerlo en Sevilla. El palio fue donado por el famoso torero D. Antonio Reverte Jiménez, siendo el manto y el faldón delantero del s. XIX. En el interior de la bambalina trasera aún se lee "Este palio lo regaló a N. S. de las Angustias su fervoroso hermano Antonio Reverte. Año 1903". La saya procesional es obra de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, de 1909. En cuanto a su armoniosa orfebrería, ninguna pieza desmerece con respecto a los bordados. A excepción de los varales (Bautista 1942) el resto de piezas son de orfebrería Villareal. Destaca sobremanera la corona de oro con la que fue coronada la Virgen de las Angustias en 1971, también es obra de Orfebrería Villareal.

La perfección de nuestra Procesión hace atractiva su contemplación en cualquier punto del recorrido, pero si tuviéramos que destacar dos momentos, serían la salida del Stmo. Cristo desde San Gregorio y el palio de la Santísima Virgen por la "Cuesta de la Gloria" (C/ Padre Ruiz Páez). Aunque si queremos ver el cortejo procesional completo, lo podremos observar es en la C/ Real a su paso por nuestra Casa-Hermandad. Tasmbién se viven momentos muy emotivos durante el regreso a nuestro templo ya de madrugada, pues es la única Hermandad alcalareña que posee una cofradía en su plenitud de principio a fin.

En la cofradía de madrugada iban nuestras hermanas -desde tiempos inmemoriales- acompañando a María Santísima portando un original hachón de madera coronado con una copa de orfebrería plateada en su extremo, en forma de flor, para sostener un cirio y recoger la cera desprendida de la llama: un símbolo crucero muy característico y llamado popularmente en Alcalá del Río como “el cirio”. Un elemento particular de esta Hermandad y que hoy queda puesto en valor con la edición realizada por los talleres de Orfebrería Villarreal que hacen del cirio crucero toda una joya -patrimonial y simbólica- para quien lo posee

De entre su juego de insignias, la mayoría realizadas en orfebrería Villarreal, podríamos destacar la Cruz de Guía, primer premio de artesanía en 1968, el Estandarte, el Guión de la Radicación en San Gregorio o el Guión del Aniversario y Proclamación Canónica de la Coronación de María Stma. de las Angustias. Además, destacan por su simbolismo la Campanita y el Lignum Crucis. Decir que nuestro cortejo no se inicia con la Cruz de Guía, sino que está precedido por la Campanita, una especie de muñidor que anuncia el inicio de la Cofradía y que, a su vez, es muy representativo para los cruceros, pues sirve de acompañamiento al cántico de los niños de nuestra Hermandad, tras la misa de Palmas el Domingo de Ramos; otra tradición muy peculiar de Alcalá del Río. En cuanto al Santo Lignum Crucis, donado en 1991 por el Rvdo. Sr. D. Antonio González de la Cueva, son muchos los devotos que se acercan a besarlo durante la Estación de Penitencia.

Uno de los aspectos que más llama la atención a los que contemplan nuestra procesión es la existencia de figuras alegóricas, encarnadas, desde tiempo ancestral, por jóvenes hermanas que representan a las Santas Mujeres. Preceden al Stmo. Cristo la Samaritana, las Tres Virtudes Teologales (Fe, Esperanza y Caridad), Santa Elena y la Verónica, mientras que al palio lo preceden las Tres Marías (María Magdalena, María Cleofás y María Salomé). Además, tras el Santísimo Cristo, procesiona la Decuria Romana, rescatada de la añeja y preciosa tradición de armaos, rescatada el pasado 2012.

En el capítulo de curiosidades hemos de mencionar el tradicional Paseo, que se realiza antes de la salida procesional y consiste en recorrer ciertas calles del pueblo, en unión de las bandas de músicas que nos acompañan, anunciando la inminente salida de la Cofradía. Los precedentes del Paseo se remontan siglos atrás, cuando los Hermanos llevaban en procesión, antes de la salida penitencial, la comunión a los Hermanos impedidos.

Por último, decir que la Semana Santa de Alcalá del Río fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Este reconocimiento se debe en gran parte al interés que nuestra Cofradía despierta entre todos los cofrades de la provincia de Sevilla y de fuera de ella. Son muchos los que cada año acuden a Alcalá del Río todos los Jueves Santos para contemplar devotamente la efigie del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y admirar el hermoso rostro de la Santísima Virgen de las Angustia Coronada, cuya fama trasciende los confines de la provincia extendiéndose por toda la geografía española.